domingo, 12 de enero de 2014

Role playing en la simulación empresarial

La simulación empresarial es una metodología que reproduce situaciones reales, también puede ser considerada como un aprendizaje basado en problemas.

Las empresas están organizadas en departamentos, donde existen diferentes puestos de trabajo de carácter administrativo. Al frente de cada departamento se encuentra un estudiante que coordina y supervisa a los trabajadores-estudiantes.

Para hacer más verosímil  esta metodología, simulamos una reunión de jefes y jefas de departamento con el gerente de la empresa. En esta actividad cada gerente tenía que asumir un rol distinto (democrático, autoritario, ...) Los jefes de departamento exponían el trabajo realizado hasta la fecha, cada departamento tenía que explicar los avances, dificultades que se han presentado, estrategias, etc.



La actividad se ha realizado con la técnica Role Playing, que también conocemos como dramatizaciones o simulaciones, consiste en que dos o más personas representan una situación o caso concreto de la vida real, actuando según el papel que se les ha asignado y de tal forma que se haga más vivido y auténtico.

El resto del alumnado presenciaba la teatralización comentado sus valoraciones y observaciones mediante twitter, aquí se muestra algunos resultados (informe completo en HashTracks):


La utilización del móvil en la clase forma parte del proceso de enseñanza y aprendizaje, pero dentro de unos límites, el móvil no puede ser un instrumento de distracción. En este caso como se observa en la siguiente imagen es utilizado por el 72% de los estudiantes para expresarse.


Los estudiantes fueron participes en esta actividad. 


Se pusieron 534 tweets, una media de 11 tweet por estudiante.


Que ventajas aporta esta actividad.

  • Permite a los estudiantes experimentar nuevos comportamientos en un clima de riesgo limitado ya que no se trata de una situación real y se han establecido una normas previamente que nos facilitan asumir el role playing.
  • Los participantes se dan cuenta de lo que hacen, de cómo lo hacen y de las consecuencias de sus comportamientos.
  • Los estudiantes que  son espectadores en el aula identifican formas diferentes de reaccionar y su grado de eficacia.
  • Mejora la convivencia y refuerza la autoestima de los participantes.